Mejoras en el hogar

6 tareas sencillas que puedes hacer hoy para ser más ecológico en casa

Written by admin

¿Quiere ser más ecológico, pero no sabe por dónde empezar? Utiliza estos consejos para que tus tareas domésticas sean respetuosas con el medio ambiente, ¡y también para que ahorres dinero!

Los grandes objetivos están muy bien, pero los pequeños cambios suman, especialmente cuando se trata de la sostenibilidad. Puede que no sea posible reducir los residuos domésticos a cero o evitar por completo el plástico de un solo uso. Pero hay muchas opciones sencillas y cotidianas que puedes modificar o sustituir para que tu casa y tu estilo de vida sean más ecológicos. Empieza probando unos pocos hábitos nuevos y luego ve aumentando tus compromisos ecológicos. Aquí tienes 6 cosas sencillas que puedes hacer hoy mismo para reducir tu impacto ambiental y, de paso, ahorrar algo de dinero. Estos pasos le permitirán avanzar rápidamente hacia un hogar ecológico.

1. Centrarse en el mantenimiento.

Un mantenimiento adecuado garantiza que las cosas funcionen como deben y que no haya que sustituirlas prematuramente, lo que genera más residuos y gastos. Cambia regularmente los filtros de los electrodomésticos para mejorar su eficiencia energética. Cuida tus herramientas y mantén al día las tareas rutinarias de mantenimiento del hogar. Cada vez que inviertas unos minutos extra en el mantenimiento, te ahorrarás tener que gastar más dinero en cosas nuevas.

2. Repare las cosas cuando se rompan.

Esto puede parecer obvio, pero si ignoras un arreglo, tendrás que gastar más en el mantenimiento o en el reemplazo. Esto puede acarrear todo tipo de gastos no ecológicos, como cuando compras un modelo nuevo y tienes que tirar todo el embalaje. Considera la posibilidad de reparar o renovar los artículos dañados en lugar de tirarlos inmediatamente.

3. Revisa tu despensa antes de comprar.

Muchos de nosotros somos culpables de coger un artículo mientras estamos en la tienda sin darnos cuenta de que ya tenemos uno (o varios) en casa. Esto no sólo supone un desperdicio de dinero, sino también de productos y envases. Haz siempre un inventario rápido antes de comprar y guarda los artículos similares juntos para que sea fácil ver lo que tienes y lo que no.

4. Sé consciente de tu basura.

Siempre que te deshagas de algo, considera si el cubo de la basura es el mejor lugar para ello. En muchas comunidades, el papel, los plásticos, el vidrio y el metal pueden reciclarse, mientras que los restos de comida y otros materiales orgánicos pueden utilizarse para hacer compost. En cuanto a otras cosas asquerosas que utilizamos, como las pinturas a base de aceite, los ayuntamientos quieren ayudarle a deshacerse de estos materiales de forma responsable. Las normas locales de reciclaje son claras en cuanto a lo que se puede (y no se puede) tirar al contenedor. Si tienes dudas, internet puede ayudarte a encontrar dónde descargar los artículos peligrosos.

5. Cámbiate a las bombillas LED.

Cambiar las bombillas convencionales por las LED es una forma sencilla de hacer un cambio en el día a día que realmente recorta tus gastos de energía y de compra. Los LED consumen al menos un 75% menos de energía y duran hasta 25 veces más que otros tipos de bombillas. Además, tienen opciones de regulación y están disponibles para casi todos los usos, desde las instalaciones de exterior hasta las de interior.

6. Evalúa tus hábitos de compra.

Una parte importante de vivir de forma más sostenible es tener en cuenta el panorama general. Eso significa pensar en algo más que en el producto que hay en las estanterías y en la elección que tienes delante. Cuando compres, piensa en lo que cuesta fabricar un producto y hacértelo llegar. ¿Cómo es el proceso de fabricación? ¿Existe una opción de fabricación local o más cercana a usted? A continuación, piense en lo que hace el producto una vez que está en su casa. Por ejemplo, la emisión de gases, que puede perjudicar la calidad del aire interior, es un problema habitual en pinturas, muebles y otros artículos domésticos. También hay que tener en cuenta la duración del producto y el uso que se le va a dar. Por último, pregúntese qué pasará con el producto cuando lo termine. ¿Puede volver a incorporarse a la cadena de producción, o puede volver a la tierra de forma que no añada basura? Tomarse unos minutos de pausa antes de hacer una compra puede ayudarle a comprar de forma más consciente y sostenible.

About the author

admin

Leave a Comment